Juegos y problemas de ajedrez para Sherlock Holmes de Smullyan Raymond

Portada de Juegos y problemas de ajedrez para Sherlock Holmes de Smullyan, Raymond

Acompañe al famoso detective Sherlock Holmes y a su ayudante el doctor Watson durante cincuenta problemas de razonamiento lógico y deducción ajedrecística que plantean enigmas sobre cada situación de juego. No es necesario ser un avezado jugador de ajedrez para disfrutar de los problemas que aquí se plantean, todo lo que se requiere es saber cómo se mueven las piezas.

https://mega.co.nz/#!UBsVDDBb!AD5Ec2oVzZXXMAra9Z-TSgn4XhkBbXry7geGPbze300 (1.3 MB)

Como aprender de las derrotas – Anatoly Karpov

El ajedrez es un juego de inteligencia que enseña a no amilanarse ante las derrotas. La entereza y la hidalguía son parte del juego. Según el ex campeón mundial, Anatoly Karpov, “El carácter, la fuerza de voluntad, la capacidad de reconcentrarse en el momento crítico, todas estas cualidades desempeñan no menor papel en el ingenio ajedrecístico.

“Se conocen muchos casos en que la derrota en la partida decisiva ejerció en el jugador tal influencia que éste nunca volvió a alcanzar después la cima antes escalada. Para el verdadero jugador semejante derrota no puede quebrantarlo. Él debe soportar estoicamente el fracaso y despojarse de la obsesión de que sus esfuerzos de largos años fueron arruinados con una jugada presurosa”.

Los fracasos duelen pero, por eso mismo, enseñan, a condición de que se revisen sus causas y se corrijan. La no consecución de un objetivo, la constatación de que el adversario hizo mejor las cosas, en particular si se comete un craso error, provocan tristeza y decepción. Sobreponerse, aún en situaciones complejas y desesperadas, sólo se logra con la práctica y el análisis consciente.

Superar las derrotas y vencer en buena lid son aptitudes necesarias para la vida. Un proverbio ruso dice: “Si te caes siete veces, levántate ocho”.

En el libro La psicología de la creatividad, se lee: “No hay fracasos que al final de la noche no se borren como la suma que hace un niño en el pizarrón; porque cada día es una nueva creación, y porque nosotros maduramos sólo gracias a los fracasos”.

https://mega.co.nz/#!sIVHFK5S!RCAzpg1dPTxahGTTTU4RiUf3F0wb_HMKCrcFwCciNAA (12.5 MB)